Momento

 

 

Juan Antonio Moreno Ávila


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

        Momento

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Juan Antonio Moreno Ávila

 

 

 Indagación

 

 

 

¿Hacer

a causa del malestar

asigna valor nulo

a lo que hacemos?

 

¿Maniobras

inútiles

por finitud

de las manos?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Indagación ( 2 )

 

 

 

Mozos de nadería

somos

incapaces casi

de la pausa

solicitantes aún

de nuevos parches

asesinos incluso

del silencio de semifusa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   Enloquecer

 

 

 

Hacia fuera

escupe soberbia

y dogma relumbrante

y tiene matiz

de Charles Manson.

 

Hacia dentro

bombardea culpa

y vergüenza objetiva

y tiene matiz

de Virginia Woolf.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

#Pantomima

 

 

 

Fervor

de tanto cero

a la izquierda

motiva empacho

de adolescencia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Vertebral

 

 

 

… Necesaria

la lluvia que no vincule

a ningún engranaje ficticio

sino a lo más nuestro en fuga.

 

Ha de llover la tregua

de no engullir maquillaje.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Transcurso

 

 

 

Las morcillas huelen fuerte

según dijo Tales de Mileto

el poste ha evitado el gol.

 

Obélix se cayó en la marmita

aproximadamente a y media

descorchamos el champán.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Plano de situación

 

 

 

Dicen que Wittgenstein era infeliz

y quizá otros digan que eran felices

quienes decían que Wittgenstein

y no habrá diferencia. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Método

 

 

 

Con los ojos de Atenea

el adhesivo del silencio

abraza luces y sombras.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Apogeo

 

 

 

Flechas crean aire

recibimos las palabras

para exclamar la avidez

de lo eterno por lo eterno.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Todo / Tiempo

 

 

 

Perdón y gracias

no hay más que decir.

 

Perdón y gracias

lo demás que decimos

se debe a la duración del día.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cultura

 

 

Prometeo y pez de cloro.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Subcutáneo

 

 

Caricias de menos

originan palabras de más.

 

                                                                                

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pop

 

 

Tiranía de chicles y sonajeros.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Cetro

 

 

                Incluso la anarquía desea imponerse.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cumulonimbo

 

 

Teletienda o programa electoral. 

 

 

 

 

 

 

 

 

                                                             

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Equilibrio

 

 

Poder  prescindir del narrador.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Carisma

 

 

 De metro y medio la titánide

 que atrae con lengua de acróbata.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ja ja ja

 

 

  24 horas de información.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La clave

 

 

No marcar ningún día en el calendario.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Azul

 

 

 

A finales de septiembre

esta zona del hemisferio norte

recupera el temple de piano

o el ritmo de templo

lejos ya los veraneantes

o la plaga de medusas

que afea y ensucia

y hace ruido.

 

El paisaje

sin interferencias

permite entonces

la rara plenitud

de la melancolía

imposible o dañina

en las ciudades.

 

Unos buscan el lugar

perfecto para huir

y otros buscamos

consolidar lo difuso

o la valía del viento

interior y salitre

y siempre aquí.

 

 






Fotografía y poemas

Juan Antonio Moreno Ávila 

I Premio Internacional de Poesía Joven JOSÉ ANTONIO SANTANO

 

I Premio Internacional de Poesía Joven José Antonio Santano


BASES


1.El Ayuntamiento de Baena, a través de su concejalía de Cultura, convoca el presente concurso literario, que tiene por objeto el reconocimiento de la figura del poeta José Antonio Santano, tanto por su obra como por su trayectoria poética en el panorama actual de la literatura contemporánea, distinguida en el ámbito nacional e internacional, así como por su labor impulsora de numerosas iniciativas culturales en su ciudad natal de Baena (Córdoba).


La presente convocatoria establece dos niveles o ámbitos de participación:


Internacional: al que podrán presentarse los mayores de 18 años y menores de 30, con trabajos cuya extensión no podrá ser inferior a 300 versos ni superior a 500. El premio consistirá en una estatuilla, la edición de la obra y 25 ejemplares.


Local:al que podrán presentarse alumnos matriculados en ESO, BACHILLER y CICLOS FORMATIVOS de cualquiera de los centros educativos de Baena y Albendín durante el curso 2020/2021. Para este nivel se establecen premios para los tres mejores trabajos presentados, que no podrán ser inferiores a 14 versos ni superiores a 100. Los premios para cada uno de los ganadores consistirán en una estatuilla, diploma y lote de libros de poesía. Los trabajos premiados podrán ser editados por el Ayuntamiento de Baena.


2. Las obras presentadas estarán escritas en castellano, serán originales, inéditas y no premiadas en otros concursos. No se admitirán traducciones ni adaptaciones. Cada autor/a podrá presentar un único trabajo de tema y forma libres.


3.Se presentará un único ejemplar, a una sola cara en folio blanco y en formato PDF, a doble espacio y letra Times New Roman o Arial 12, sin firma, bajo lema o título y ámbito de participación: internacional o local.


Al objeto de preservar el anonimato de los autores:


A la dirección de correo electrónico cultura@ayto-baena.es indicando en el asunto I PREMIO INTERNACIONAL DE POESÍA JOVEN “JOSÉ ANTONIO SANTANO”, se remitirán en dos archivos separados, uno que contenga el poema con LEMA, que será el título del mismo y el ámbito de participación: internacional o local; y otro con el contenido de la PLICA (Nombre y apellidos, dni/pasaporte escaneado, teléfono de contacto y breve currículum).


4. El plazo de presentación concluirá el 28 de febrero de 2021.


5. El fallo del jurado será comunicado a los premiados por teléfono o correo electrónico, así como en la página web: www.juanalfonsodebaena.org/


6. Los premios podrán declararse desiertos si el jurado entiende que los trabajos presentados no alcanzan la calidad suficiente. En todo caso, la decisión del jurado será inapelable.


7. El jurado calificador estará compuesto por reconocidos poetas y profesores de literatura, y presidido por el poeta José Antonio Santano.


8. Los participantes responden de la autoría y originalidad del poema, asumiendo la total responsabilidad frente a cualquier reclamación que, en este sentido, pudieran efectuar terceras personas. Los concursantes se responsabilizan totalmente de que no existan derechos de terceros en las obras presentadas así como de toda reclamación por derechos de imagen.


9.La resolución del presente certamen tendrá lugar durante la Feria del Libro del año 2021 y la entrega de los premios se realizará en un acto público cuya fecha y lugar se comunicará con antelación y al que los premiados estarán obligados a asistir, salvo causa de fuerza mayor.


10.La participación en este certamen supone la total aceptación de las presentes bases.


El participante acepta expresamente cumplir todas y cada una de las bases del presente concurso. El incumplimiento de alguna de las bases dará lugar a su exclusión del concurso.


Ayuntamiento de Baena /Delegación de Cultura. Enero 2021


Nunca inefable

Nunca inefable

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

         Nunca inefable

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Juan Antonio Moreno Ávila

 

 

  Esperpento

 

 

 

Implorar

breve el infierno

o algún mensaje

con significado

y padecer

días iguales

a la Ruta 66

en triciclo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  SOS

 

 

 

Alegre otro de mí

que amnésico sí vives

estoy junto al eucalipto

donde Kostas Karyotakis

decidió por última vez

que ya era suficiente

ven y vayamos

a jugar al pimpón

aprisa ven y trae 

algo del verano.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Ausencia

 

 

         Peón que corona en peón.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

         Utensilio

 

 

 El pragmatismo permite

     que se disipe la niebla

         del mundo abstracto

                      de nacer persona.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

KO

 

 

En las gestorías dicen

        que somos números

y textos literarios dicen

  que somos palabras

y los gusanos bajo tierra

                      resuelven el debate.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Mnemósine

 

 

Náufrago anochecer de rumbo fijo:

pintarle a Wilson pestañas de mujer.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

? Realidad ¡

 

 

  Adiós al gran oasis.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Variación

 

 

Cíborgs que sueñan flores de silicio

    mientras algoritmos imponen

              pájaros mecánicos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

      Actualidad

 

 

    Mosca en la telaraña

         aplaudiendo a la araña.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Telediario

 

 

  Rebosa lógica preferir unicornios.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Religiones o LSD

 

 

La matemática de morir

fabricó la novela única

que aprueba el ala delta

 de miedo y venerar

            a sílabas y laringe.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Auxilio

 

 

  ¿Salvarse del dolor sucede

                 a través del dolor mismo?

 Insistir en la fe responde la fe

             y es una respuesta útil.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Multiverso

 

 

El romanticismo no necesita

    certificado de autenticidad

sino lo más difícil

      y balsámico:

         creer.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Existir

 

 

1

                               Enloquecer por sucesión de carambolas.

 

2

   Pedir coherencia es incoherente.

 

3

  Dirán que dicen que dijeron.

 

4

  ¿Vamos al cine?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Matrix

 

 

                    Publicidad honesta.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Extinción

 

 

  Vórtice sentir y saber 

  que arquitectura para nada

   y construir la risa por si acaso.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Depende

 

 

Bajo los escombros nueva estructura.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

         A posteriori

 

 

 Primero el silencio

  parecerá un problema

y será después la solución.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Relámpago

 

 

 

Es lo mismo

bola y guante de béisbol

que estudiar fisioterapia

o que leer el Quijote

y comer pistachos.

 

Es lo mismo

Dios que dibujar cómics

o que la física cuántica

y tocar el ukelele.

 

Es lo mismo

escribir que Instagram

o que ir al gimnasio

y tejer jerséis.

 

El esfuerzo

de convencer

y convencernos

de lo contrario

obviamente

es lo mismo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  In memoriam

 

 

 

… Admitir que la cruz

puede ser resorte…

 

… Hecatombe

que impulsa paradoja

a no abandonar

la lucha…

 

… Mirar de otro modo

la hoz de invierno

que cortó lazos

siembra fe…

 

… Admitir que la cruz

puede ser resorte.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Tristeza

 

 

       Caleidoscopio roto

     que rompe caleidoscopios.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Pasear

 

 

  Rebelión tranquila y óptica.

       

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Lenguaje

 

 

 Palabras poemas de amor no igualan

                   la mirada amor de un perro.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Cosmovisión

 

 

  Absolutamente South Park.

       

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Yo

 

 

         Accidente doméstico

  de pensar y decir tonterías

      y boxeador contrincante

                      de uno mismo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Versus

 

 

El repliegue agoniza y expira.

 La caricia alienta y prevalece.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ciclo

 

 

Simulacro de luz

           tras simulacro

 aceptar que aceptar

                   suele ser utopía.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Frente al mar

 

  … acentúan su irrelevancia

el mensajero y el mensaje.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Viento a favor

 

 

Perder la esperanza grave

 para fundar etérea

otra esperanza.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La bola de nieve

La huella del mármol


           LA HUELLA DEL MÁRMOL

INSTITUTO DE ESTUDIOS ALMERIENSES



Andrés Molina Franco

  Andrés Molina Franco.

 

                      

LA BOLA DE NIEVE.

 

         No había caído tanta nieve desde aquella triste tarde del treinta y seis, las canteras blanquean todos los inviernos y algunos copos bajan empujados por la ventisca que peina las faldas de la Tetica; la luz tenue la atraviesa, amontonando la fría capa sobre los fregaderos sin terminar encima del tanto[1].

         En el Cruce, la carretera pierde la cuneta, los surcos del Comet se difuminan y los olivos atrapan en sus ramas la nívea manta, el porton del taller acumula en la rampa hojas lanceoladas del sombraje desvestido. El espectáculo natural ralentiza el trabajo, detrás de la ventana flejada el cincelista fuma lanzando el humo fuera, los perros agachados tiemblan pegados a las ascuas de un tronco ardiendo y la maceta descalza cae al agua de la cubeta, para hinchar su astil.

         Hace rato la campana dio las cinco, no se ha escuchado ninguna tómica[2] y la arriera tampoco se ha entretenido recogiendo los cestos. El hectómetro de piedra apenas deja ver su número perdido entre la cal y el hielo; cuatro críos suben por la cuesta la Cañá buscando la nieve, los guantes chorrean húmedos en sus bolsillos, cubiertos hasta las pantorrillas saltan pisando la mullida alfombra blanca; un redondel limpia el espacio de juego, en el centro una tosca bola engorda su diámetro helado, pegote a pegote.

         Un empujón balancea la figura congelada despegando la base mezclada con tierra, rueda un palmo, se desequilibra volcando a un lado, a simple vista la esfera irregular va tomando forma, la presión de los dedos apelmaza el material frio. Un crio aprovecha para subirse encima del asiento rodante, sin frenos gira cayendo al embarrado suelo entre risas de los demás, su cuerpo enclenque recibe pelotazos de nieve, reventando en estrellas.

         Apenas sobra tarde, la noche se apresura aciaga, un sopapo y una sopa caliente esperan en la cocina de la casa; durante la madrugada el regalo del cielo sigue llegando, los maderos del techo gruñen sujetando la carga, la poca pendiente de las tejas lo retienen a la espera de una pala que ayude a verterlo al callejón. La mañana hiela, la bola de nieve se endurece aún más, la carretera de asfalto y sin quitamiedos abre el camino, los empujones dibujan la redondez que agiliza su marcha y engorda la barriga.

         La curva del barrio del Carmen arranca en la puerta del taller del Maestrillo, las mujeres se asoman en las ventanas, ya no bastan cuatro chiquillos, ocho o diez la empujan; un palo de almez la apalanca y un rastrillo aparta las escallas[3]. La cuneta en el terraplén cede su nieve al gigante esférico, donde el diámetro tapa las figuras esforzadas. Desde el barrio de san Andrés los parroquianos subidos en los terraos miran el paso por la Cañada. Un camión renqueando con una fila de fregaderos se cruza, el varal la raspa desviándola al garaje de Antonio el de Martín, lejos de la fragua de Andrés, no vaya a derretirse con el calor de los punteros recién aguzados.

         La calle Larga ensancha en el Cuartel, el guardia de puertas bajo el capote y el tricornio hace la vista gorda, su bigote poblado de bello y nicotina regala una leve sonrisa de connivencia. El almuerzo deja la fiesta para la tarde, la tierra mezclada en la masa helada apelmaza la bola; junto al parterre sirve de improvisado tobogán resbaladizo acabado en barrizal. Los zapatos agrietados por el agua, auguran un resfriado de miel y manta, los adoquines de serpentina rayan la superficie acelerando la caída frenada en el callejón de Ramón el Chumbo. El tramo hasta la iglesia añade más hielo, la puerta de la Rosa atesta de canteros, un incrédulo pregunta … ¿de qué cantera es el bolo tan redondo?de la bancá blanca -se escucha desde un velador en el interior-.

         Don Manuel en la escalera de su casa parroquial, no se atreve a salir por miedo a un atropello, la misa puede esperar y siempre será mejor con el cura vivo. La barbería en hora de afeitados, convierte en apuestas el peso, cincuenta, setenta y hasta quinientas arrobas, calcula un carretero dispuesto a sacar sus bueyes para arrastrarla.

         La plaza congrega a todos los muchachos del barrio de las Latas y del Arte, por donde ha corrido la voz; la virgen del Rosario extraña el alboroto de la calle y el niño quiere bajarse del brazo para achuchar. Dos coches a ralentí esperan a que entre en la explanada la comitiva, una recepción oficial en el balcón del ayuntamiento, da la bienvenida a la visita congelada, sin banda de música ni trajes de domingo. El deambulatorio pasa hoy por la iglesia y la plaza, una escalera apoyada invita a escalar los dos metros y saltar al suelo desde su cumbre.

         El termómetro del farmacéutico no se animó a subir en toda la semana, apenas la esfera se deformó en su deshielo, un hilo de agua continua estuvo bajando por el porche de los Caños, mas de un mes, la launa quedo seca en el lugar hasta las fiestas de octubre y un borracho confundió su blancura con la luna una noche sin gas pobre que iluminase la farola, pensando que había caído el universo.

         Ahora, sonrío mirando la foto arrugada, mis manos se entumecen con solo tocarla. ¡Uf que frío!

Dr,  Carlos Ballesta


  El  Dr. Carlos Ballesta López subido en la bola de nieve, A la izquierda su padre el Dr. Francisco Ballesta, en Macael. 1959.

 Fot. Colección Familia Ballesta.


 

 


Bola de nieve. Boston 1856. Ballou\’s Pictorial Drawing. Room Companion. Boston, MA.

 

 


 


[1] Paralelepípedo de mármol utilizado como soporte en la elaboración de piezas.

[2] Fuerte explosión producida en la cantera en operaciones de espizarre.

[3] Fragmentos de piedra producidos en el desbaste con puntero.

El pino en la montaña

El pino en la montaña

La tarde era calurosa en la sierra. Juan miraba hacia el melocotonero del corral rodeado de lascas blanqueadas, escrutando minuciosamente rama a rama, para descubrir a la invisible chicharra que rompía el silencio necesario para poder complacer a la siesta. No le quedó más remedio que subirse a aquellas viejas ramas, para acechar a su presa. En sus manos llevaba una ingeniosa ballesta, fabricada con un taco de madera, unas pinzas de la ropa, y un elástico que quitó a unos calzoncillos viejos. Si lograba descubrir al incordioso insecto, éste podría darse por muerto, como aquella lagartija que alcanzó en plena cabeza al lado de la farola. Pero esta empresa no daba sus frutos. Al menor movimiento de Juan sobre las ramas, la chicharra cesaba su canto desorientando al cazador, hasta sentir de nuevo la inmovilidad.
Juan empezaba a sentirse burlado, cuando divisó un pequeño gorrión posado en el canalillo del agua, a la sombra de las tejas. Era mejor pieza y más fácil de alcanzar que aquella maldita chicharra. Ésta lo había vencido. El gorrión se desplazaba con diligencia sobre las tejas, a saltitos cortos. La posición de Juan sobre las ramas era inmejorable para el ataque. Montó el elástico sobre la puntilla de la ballesta, apuntó concienzudamente, mordiéndose a la vez el labio superior y entornando los ojos, y disparó: ¡Zzzzzzziiiiippppp!. Acertó a darle en el cuerpo, y aquello le regocijó tanto, que perdió el equilibrio sobre las ramas y dio un enorme trastazo sobre el suelo de terrazo.
– ¡Esta ballesta es una mierda!- gritó el zagal, mientras miraba cómo el pajarillo salía volando sin daños aparentes, sólo asustado. El invento era bueno para animalillos pequeños, pero con los pájaros se reveló insuficiente.
La rodilla le sangraba debido a la caída. No le dolía más que tener que dar la razón a Rafael, que alardeaba de su escopeta de plomillos, al tiempo que se mofaba de su invento: \»Eso sólo sirve para asustar a los gatos\»- reía.
Se lavó la rodilla en el grifo sobre el sumidero, sin arrugar el gesto siquiera, y colocó como pudo los viveros de culantros, perejil y hierbabuena que había tirado, y que su abuela se obstinaba en no perder.
Pasado aquel espacio de tiempo en el que el pueblo ronca como para burlarse del calor, Juan salió hacia ninguna parte. En su cabeza sólo rondaba la idea de mantener oculto aquel episodio: \»¡Qué vergüenza!\». Las calles poco a poco se desperezaban. María Membrillo tenía otra vez montada la tienda en la puerta: botes de miel, mermelada de moras, melones y sandías, botijos, lebrillos, cántaros, tinajas, figuritas de arrieros meones, tiestos verdes,amarillos y rojos para las macetas y, por supuesto, membrillos: \»¡Qué dulce su carne de membrillo!, ¡qué rica su compota!\».
Con la boca ensalivada sólo de recordar el sabor de la canela en rama reblandecida por el caldo de la compota, subía el empedrado hacia la plaza. Sólo estaba la fuente, aunque podía oír los golpes secos de las fichas de dominó estampadas sobre las gastadas mesas del casino. \»Se quedarán sin nudillos\»- pensaba fascinado-. Se empapó la cabeza con el agua fresca de la fuente, que le alivió el calor por unos minutos.
El caminar hacia ninguna parte lo llevó hasta el camino del cementerio. Desde lo alto podía contemplar las hileras de nichos. Aquello no le impresionaba en absoluto… El camino estaba flanqueado por muros de piedra. Pasada la cancela del cementerio, grandes zarzas rebasaban la linde, y Juan rápidamente se vio atraído por unas moras gordas y negras. Sin pensarlo demasiado, se dirigió hacia ellas. Arrancó una pajilla al pié del muro, junto a una mata de cerraja que le recordó que tenía a sus grillos abandonados, y allí fue colocando las moras, pinchándolas con mucho cuidado para no estrujarlas. Cuando hubo completado un largo rosario, se mojó los dedos con saliva y los frotó sobre las moras para limpiarlas del polvo del camino. Sentado a la sombra de los castaños, una tras otra fue degustando las granosas moras… Le parecieron pocas, y repitió la operación, volviéndose a lamentar del abandono de sus grillos.
Sin apenas darse cuenta, se había adentrado en el camino, alejándose ya bastante del pueblo. Pero su glotonería le cegaba el conocimiento… Pensó, \»ya que he llegado hasta aquí, bajaré un poco más a conocer esto mientras me como lo recogido\». Y bajó caminando con despreocupación, con paso atolondrado por las piedras del camino y porque tenía el buche cada vez más lleno. Sin saberlo, estaba bajando a un valle profundo y frondoso, flanqueado por altas montañas achatadas. Le impresionó ver tan cercano el gigantesco pino \»Cabezarrodeo\», en la cumbre de la más alta de las montañas, del que había oído decir que no lo abarcaban seis hombres corpulentos. \»Ya lo creo- confirmo- por eso se ve desde el pueblo\».
No debía estar lejos la rivera, porque podía oír cada vez con más nitidez el pasar de las aguas. Paró a curiosear en un monte de piedras blanqueadas, una construcción que le pareció antiquísima y misteriosa. Al asomarse, vio una alberca con el agua abandonada al verdín y a los renacuajos. Los ojos se le iluminaron pensando en aliviarse el calor, y saltó la tapia adentrándose en la propiedad. Cogió el palo más largo que encontró y lo hundió en el agua. Lo sacó y comparó la señal que dejó el agua con su estatura. Le cubría por los pelos, pero sin pensarlo, se quitó la camiseta, las alpargatas y los pantalones, y se zambulló de cabeza en la alberca. Estaba helada. Aquellas albercas las utilizan como depósito de regadío para las huertas, trayendo el agua de algún manantial o de la propia rivera. Empezó a chapotear para mitigar la sensación de frío, pero sus músculos empezaban inexplicablemente a agarrotarse, se pusieron duros y cada vez tenía menos fuerza en sus extremidades. Juan braceaba desesperadamente para alcanzar el bordillo. Se asustó mucho, y empezó a gritar:
– ¡Socorro!. ¡Me ahogo!. ¡Socorro!…
Se contempló desnudo a las faldas de la montaña. Oyó el trinar de los pájaros. Se estremeció con el pasar de las aguas de la rivera. Miró a su alrededor y contempló la cumbre donde el pino lo esperaba. Lo llamó amablemente, le dijo: \»Juan, ven y quédate conmigo\». Quiso volver a casa porque aquello le asustó, pero la pendiente se inclinó tanto como una pared. Las piedras se afilaron como punta de lanza. Las jaras y helechos, las retamas y la yerba, cegaron el camino. Los castaños aceleraron su ciclo maternal y lanzaban sus erizos en una lluvia de espinas martirizadora. Aparecieron manadas de jinetas, otrora solitarias y nocturnas, ahora unidas en diurnos cancerberos del camino, de dientes afilados, amenazadores. Enjambres de abejas aparecieron salidas de cientos de colmeneros, dirigiéndose a su cuerpo y cubriéndolo entero. Braceaba desesperado intentando desasirse… un veneno lo anestesió con una dulce borrachera, y se entregó entero…
Elevado por las abejas, voló hacia el pino, escoltado por arrendajos, cucos, gavilanes, perdices, mirlos y milanos, petirrojos, cárabos, garcetas, águilas, buitres y abejarucos, que en distintos idiomas trinaban cantos de bienvenida. En la cumbre esperaba el pino para acunarlo en sus grandes ramas, eternamente verdes, y desde allí reconoció el paisaje que le vio nacer.
Las ramas se plegaron hacia el interior, engullendo al chico, que fue licuándose en sabia y resina…
 Despertó sobre un colchón en un cuarto muy pequeño y desconocido para él. Estaba muy aturdido y le dolía el pecho como si le hubiesen dado una paliza. Tenía la impresión de tener un risco sobre el estómago que lo aprisionaba sin dejarle apenas respirar. Le vinieron arcadas. A su lado, alguien había colocado oportunamente una palangana de metal esmaltado, y expulsó un líquido negruzco que alivió el peso sobre su estómago. Aquella habitación no tenía puertas, sólo una pequeña ventana con el marco de madera pintado de verde. Así pues, se asustó. Pensó incluso que estaba muerto. Pero aquella sensación de malestar y conciencia, no podía significar otra cosa más que todo fue un tremendo susto. Además, en las catequesis del Sr. Cura preparatorias a la primera comunión, el cielo era el cielo, y por supuesto, en el infierno no se encontraba. \»¡Menudo chasco, si en vez de calderas, el infierno sólo fuesen dolores de barriga en una habitación sin puertas, con las paredes forradas con dibujos de niños!\».
Con mucho esfuerzo consiguió ponerse en pié. Alcanzó a comprender una de las razones por las cuales las camas deben tener patas: \»¡Qué difícil es levantarse desde el suelo!\». Ya en pié, el misterio de la inexistencia de puerta se desveló. Se encontraba en la segunda planta de una diminuta casita. Allí se accedía a través de un agujero de una irregular redondez, situado en una esquina del suelo de la pequeña estancia. Miró a través de la ventana, y supo que era un nuevo día, aunque no sabía cuántos habían pasado desde el terrible suceso. De rodillas en el suelo, asomó la cabeza por el agujero, con mucho sigilo por si alguien estaba en la planta de abajo. No vio a nadie. En ese momento reparó en su desnudez, buscó su ropa, pero sin éxito, no ocurriéndosele otra idea más que la de utilizar las sábanas como ropaje. No sabía qué hacer. Volvió a asomar la cabeza por la ventana verde, y le reconfortó ver que el pino estaba allí, no muy lejos de donde lo dejó. Significaba que el camino estaba cerca, y que no estaba perdido.
Al piso de abajo se podía bajar por una escalera hecha de troncos, forrados con hebras de lana de distintos colores: un peldaño rojo, otro verde, otro azul, otro amarillo, otro naranja, y el suelo. Las dimensiones de aquella planta eran las mismas que las de la planta superior, pero el espacio era menor debido al mobiliario. Unos enormes cojines acomodaban un sofá de material. Sobre él, una estantería con muchos libros en inglés. En una esquina, había un pequeño anafe con una cafetera humeante. Encima de éste, un pequeño mueble de madera decorado a mano hacía las veces de alacena, con las puertas de cristal. Allí, el inquilino guardaba numerosos vasitos con especies recogidas, seguramente, en el campo, tapados con tapones de corcho sobre unos retazos de tela y numerosas cajas pequeñas rotuladas en inglés. Debajo del mueble, colgadas sobre unos cáncamos, había unas jarritas de barro, y sobre una mesa cubierta con un mantel de hule, un lebrillo con agua y unos platos sucios en su interior. Del techo colgaban suspendidos por hilos largos, muchas figuras de distintos motivos hechas de arcilla cocida… Al lado de la única puerta, un retrato hecho en carboncillo de un niño que debía tener su misma edad.
Abrió la puerta y salió de la casa. Se encontraba en lo alto de una loma. Oteó el terreno hasta llegar a las faldas de aquella pequeña montaña. No era una propiedad excesivamente grande. Tenía, eso sí, innumerables árboles, y a juicio de Juan, ninguno por duplicado: manzanos, castaños, alcornoques, caquis, encinas, sauces, robles, membrillos, almendros, higueras, nogales, cerezos,… entre otras especies. Todo un jardín botánico. En la parte más baja, una hilera de chopos, gendarmes de rivera, marcaba el final de aquella hermosa creación.
Juan pensó en sus padres. Estarían muy preocupados y no podrían ni imaginar dónde se encontraba.
Decidió bajar a la rivera. Arropado en la sábana, andaba mirando atentamente dónde pisaba, pues seguía descalzo y no quería lastimarse los pies. Al llegar, no podía creer lo que veían sus ojos. En la rivera se lavaba una hermosísima mujer, toda desnuda. Era muy alta, con un largo pelo rubio, y de piel blanca enrojecida por el sol. Jamás vio mujer tan hermosa, y mucho menos desnuda, circunstancia que le aceleró el corazón tanto como en la alberca. Incluso, llegó a pensar si no iba a ser que estaba muerto de verdad. (\»Un árbol de cada especie, una mujer. A mí me ha tocado ser el niño!\»). Observó que los movimientos de la mujer eran pausados, como con el pensamiento en otro lugar, con la mirada perdida, hipnotizada tal vez, por el correr del agua. Cuando acabó de asearse, se colocó un vestido blanco, largo hasta los tobillos. A Juan le llamó la atención la ausencia de ropa interior. \»¡Cuándo se lo cuente a los chicos, no me van a creer!\». Por último, se roció con agua que llevaba en un frasco de cristal. La mujer se dirigió a la casa, por un caminito estrecho entre los árboles en el que Juan no había reparado. Desde abajo la casita se veía hermosa, de un blanco luminoso. La mujer entró en la casa, y a los pocos segundos, salió muy alterada:
-¡Bill! ¡Bill!- gritaba, andando de un lado para otro.
¿A quién llamaba?. Desde luego, no había nadie en la casa cuando él salió. Hubiera sido imposible esconderse en tan poco espacio. Buscaría algún gato.
-¡Bill! ¡Bill!. Where are you?- Volvió a gritar, certificando su extranjería.
 Juan comprendió que con su vestimenta no podía presentarse en el pueblo y que al menos tenía que recuperar sus alpargatas. Además, estaba seguro de que fue aquella mujer la que le salvó de morir ahogado. No le pareció mal acercarse y devolverle la sábana, y agradecerle de paso seguir vivo. Así pues, salió de entre los árboles y enfiló el caminito, no sin timidez. La mujer al verlo subir pareció tranquilizarse. Al llegar a la cima, la mujer le susurró algunas palabras que él no entendió y finalmente le sonrió.
Juan no sabía como actuar, y se dejó llevar. La mujer lo sentó en los blandos cojines, cogió una jarrita y la llenó de leche con unas cucharadas de miel. En un plato colocó unas pastas. A Juan todavía le dolía el estómago demasiado, y apenas probó la leche. Mientras tanto, la mujer fregaba los platos en el lebrillo, ayudándose con un bote de cacao con el que sacaba agua de una tinaja. Juan creyó que era el momento de hablar.
Señora- dijo con timidez- Quiero volver a casa.
La mujer dirigió la mirada al retrato en carboncillo de la puerta… Volvió a abrir la alacena y sacó unos pasteles que le ofreció a Juan. Tampoco pudo comerlos. Ahora tenía un nudo en el estómago.
– ¿Me puede devolver mis ropas?.- Preguntó un poco impaciente.
De nuevo la mujer detuvo su tarea, se secó las manos en el vestido y se dirigió a la estantería para coger un libro. Era un cuento infantil. Se sentó detrás de Juan, rodeándolo con sus largas piernas y abrió el libro delante de sus ojos. La mujer olía a jazmín. Empezó a leer… Juan no entendía nada. En las hojas podían verse dibujos pintados por algún otro niño.
Empezaba a sentirse incómodo, pero a la vez se esforzaba por seguir la historieta, aunque fuera a través de las ilustraciones. Se percató de que la mujer comenzó a llorar…
Las lagrimas cayeron en los hombros de Juan. Volvió su mirada hacia el rostro de la mujer y pudo ver unos enormes y preciosos ojos verdes, tristes. Sintió el impulso de secarle el rostro con la sábana y así lo hizo. La mujer le sonrió y lo apretujó contra su pecho, besándole en la cabeza.
Por unas horas dejó de pensar en volver a casa. Si era por compasión hacia aquella mujer, él no lo sabía entonces (el narrador tampoco).
La mujer subió arriba y le trajo ropas de vivos colores, que no eran las suyas, pero le quedaban a medida. Le preparó un picadillo para almorzar, ligero, pero Juan se arrepintió luego de haber comido el pepino, pues lo repetía a cada instante. Sin embargo, el frescor de la sandía le resultó tonificante. Se disponía a tumbarse entre los cojines para la siesta, cuando vio que la mujer lo llamaba desde el exterior. Reclamaba su presencia como para dar un paseo, ya que llevaba puesto un sombrero de paja con una cinta verde, y del cuello le colgaban unos prismáticos. Y así fue. Salieron de aquella montaña y se dirigieron al camino…
Justo al otro lado de la rivera estaba la alberca, lo que afianzó su convicción de que la mujer pudiese oír sus gritos de auxilio. Durante largo rato estuvieron caminando junto a la rivera, siguiendo su curso. La mujer, recogía un enorme manojo de juncos, que finalmente ató con la cinta del sombrero. Juan se entretenía mientras tanto con los prismáticos. Nunca había tenido unos en las manos, y estaba maravillado con el invento. Los prefería, incluso, a la escopeta de Rafael. Tiró de las faldas de la mujer y señaló el pino \»Cabezarrodeo\». Ella lo entendió, y hacia allá subieron no sin dificultades, porque la pendiente era escarpada y de una tierra suelta y arcillosa.
 Al llegar arriba, Juan sintió el estremecimiento de haber imaginado aquel paisaje antes con infinita exactitud, en los difíciles momentos de la alberca. Desde allí se divisaba la sierra hasta sus límites, suavemente ondulada, de un verde intenso, granulada como las moras por toda una legión de árboles de copa redonda. Respecto al pino, no seis, sino a duras penas nueve hombres podrían rodearlo. Examinando el paisaje palmo a palmo, se topó con la vista de su pueblo. Aquello le devolvió a la realidad. Pero no dijo nada para no volver a entristecer a la mujer. Ella, ajena a la maravillosa vista, estaba sentada con la espalda apoyada en el tronco del pino, tejiendo un caballito con juncos para Juan. De regreso, con toda naturalidad, la mujer se desprendió de nuevo del vestido y del calzado y se metió en la rivera, chapoteando y salpicando a Juan, que incitado a la batalla, se introdujo también desnudo en el agua… Rieron mucho hasta que a Juan le entró la tiritona. Entonces, la mujer lo secó con su vestido que perdió todo rastro de color blanco. Marcharon a casa cansados y satisfechos.
 Cuando caía la noche, Juan determinó que era hora de partir. Cuando la mujer preparaba arriba el colchón para dormir, Juan cogió el caballito de juncos, y salió de la casita corriendo. No miró atrás en la bajada de la loma, ni al cruzar la rivera, pero cuando empezaba la subida hacia el pueblo, miró hacia la casita, y vio a la mujer asomada a la ventana. Le dijo adiós con la mano, pero ella apenas sí contestó a la despedida con un tímido gesto.
Al verle llegar al pueblo, todos se alegraron aliviados y preguntaban sin cesar dónde se había metido durante tanto tiempo. Sus padres no paraban de besuquearlo y bendecir a Dios, llenos de lágrimas. Él no quiso mencionar a la mujer, ni dar explicaciones aquella noche. Todos pensaron que algún día se sabría. Al fin y al cabo sólo era un niño y lo importante es que ya estaba en casa. Al acostarse, puso el caballito debajo de la almohada. Durmió plácidamente…
Días después, un gran revuelo se formó en la carretera. Numerosos vecinos se agolpaban mirando hacia la sierra. El pino \»Cabezarrodeo\» había desaparecido de la montaña. Aquel maravilloso árbol que dominaba la sierra erguido fuera de su hábitat, con cabeza redonda, majestuoso, coronado rey por encinas, alcornoques, nogales castaños y robles, todos por debajo de su altura; contemplado con respeto por helechos, jaras, quejigos, aulagas, zarzas y retamas, hermanas menores. Aquél de corteza tan dura como un risco y de envergadura olímpica, nunca más recordaría a nadie cuál es el camino a casa… Tal vez, lo arrancó la soledad. 


AUTOR: JOSÉ ANTONIO PÁEZ MARTÍN (Eslizón)
EL PINO EN LA MONTAÑA 27/05/2015

El temerario y otros poemas

SALÓN DE LECTURA

 JoséAntonio Santano

 

SALÓN DE LECTURA. José Antonio Santano


 

El temerario y otros poemas

 

       

HERMAN MELVILLE

  De todos es conocida la novela Moby Dick y de igual forma a su autor, Herman Melville. Los lectores siempre unirán el nombre de Melville a la mejor narrativa americana, pero quizá menos sepan que también ejerció de poeta. Citar su nombre es abismarse en los mares y en la pesca de ballenas, entrar en las aguas procelosas de la memoria para descubrir las vidas de unos hombres que siempre bordearon la tragedia por un puñado de monedas. Sin embargo, la poesía es capaz de mostrarnos todos los mundos posibles, como lo hizo Herman Melville (Nueva York, 1819-1891), como poeta, aunque tardío, no por ello menos destacable, tal que se puede comprobar en esta selección de su poesía, realizada por el profesor y poeta cubano Axel Presas. Y ciertamente, así es que su poesía atrae siempre hacia el mar. Presas escribe que “en la poesía de Melville el paisaje es el mar y el mar e es el paisaje, los barcos son objetos de un espectáculo inconmensurable que es el océano”: 

Grita el ave marina, sobrevolando arriba,

 “¿Tripulación, la tripulación?”

  Y la ola, temeraria, vagabunda,

  ¡Se mueve nuevamente!


En algunos poemas también hallaremos al poeta romántico, “el que escribe sobre jardines, villas romanas y la hermosura de la campiña” dice Presas 

(Las belicosas águilas cierran su ala, 

 Pero no ante la influencia de César; 

 Cantamos que Roma no ha sido vencida por brazos romanos,

 Como en el día de Farsalia…),


 y a más, al poeta místico “que se adentra en temas religiosos haciendo énfasis en el Oriente” 


(El amuleto sirio de Salomón aparece;

  Ópalo y anillo supremo. 

 Los rayos que alumbran este vino mago

  Se exaltan de las apariencias divinas).


 La profunda reflexión sobre todo lo sucede alrededor del poeta es siempre una ocasión única para la creación. Melville, al igual que otros muchos poetas, supo tomar de la realidad su parte más trascendente para transformarla en otra realidad, la que se hospeda no solo en la observación, sino en la emoción que siempre ha de existir en todo poema, si así se quiere llamarse. El hombre, el poeta, con su experiencia, el conocimiento y los afectos ha de construir un universo donde la verdad, su verdad, sea irrefutable. El hombre y el poeta al unísono, en un mismo canto capaz de conmovernos, capaz de hacernos más humanos, si cabe: “Todas las guerras son inmaduras”, nos dice el poeta en su poema La marcha hacia Virginia, aquí nos habla de los muchachos combatientes, de su entusiasmo para alcanzar la gloria, pero ¿qué es la gloria?: 


Todo lo que ellos sienten es esto: esto es la gloria, 

 Un afilado arrebato, aunque transitorio,

  Aún imperecedero en ficción enaltecida.

  Así van ellos a combatir, 

 Conversando por un lado, riendo por el otro.


Esta antología a cargo de Axel Presas es un motivo más para apostar por la poesía como el instrumento capaz de salvar almas y presentir que la esperanza del género humano está en ella. Esfuerzos editoriales como este de Poéticas es un motivo también de esperanza y satisfacción, por entender que un mundo sin poesía no es sino un lugar oscuro y tenebroso, vacío, sin futuro, así con esta particular aportación sabemos que está en el camino de la luz.

 

Herman Melville
HERMAN MELVILLE

   Título: El temerario y otros poemas

    Autor: Herman Melville

    Editorial: Poéticas (2019) 

Álabe

 

 

Juan Antonio Moreno Ávila


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

        Álabe

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Juan Antonio Moreno Ávila

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Apertura

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Amanecer

 

 

  Diamante no de la historia de casi todo:

         promesa diamante que no se cumple.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Todavía sí

 

 

   Posibilidad óptima: la posibilidad.

        Horizonte y silla entre dos rutas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Oh

 

 

Suceda lo que suceda

              sucederá lo previsible.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Esplín

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Fractura

 

 

 

¿Cuántos placebos

necesita decir

escribir una persona

para sentir un horizonte

más favorable?

 

¿Cuántas cumbres

necesita soñar

delirar una persona

para salir de la sima?

 

Eco ciego

súplica sorda

eco ciego

súplica sorda

eco ciego

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Mary Shelley

 

 

 

Sí hay palabras

que describan la desolación

y este bálsamo en el vientre

duele más que el hachazo

en la frente cada día:

que únicamente

hay palabras.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Oquedad

 

 

 

Desde el mapa nostalgia

cualquier historia la relata

la estela del barco fantasma

cuyo timón lo gobierna

la penúltima conjetura.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Soliloquio

 

 

 

Luto del aire por los pájaros que nacen

aliento dolor tan muro dueño de la furia

rapsoda absurdo pero también guepardo

corre y olvida yoperdónate y esprinta. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Amplitud

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sabiduría

 

 

          Eufemismo de fiebre y vapuleo.

             Edulcorante de puto abismo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Oro plata bronce

 

 

 Anonimato y fracaso y olvido:

  unicornios fuera de este espejo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

      Disimilitud

 

 

Ceder a la presión que ejerce

su condición inexorable

no significa aceptar

      la muerte.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ciénaga

 

 

Confundir

supervivencia

  con egocentrismo

 revela lo ególatra

         de la confusión.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Exceso

 

 

                Imprescindible.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Voluntad

 

 

Nosotros

creaciones de la robótica

pensaríamos equivocadamente

si atribuyésemos siempre

la responsabilidad

          a la robótica.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Apisonadora

 

 

  Locura incapaz de crear

       no revierte la hemorragia.

Locura incapaz de crear

        incapacita por completo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Emily Dickinson

 

 

Desde la poesía o no se regresa

     o se regresa arcángel muerto.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Arte

 

 

   Escribir puede transformar

 montones de estiércol en flor

 y en el búfalo que se relaja

  contemplándola.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

               Los hombros de Atlas

 

 

 En cada verdad hay

varias mentiras

     que la sostienen.

 

                                                                      

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Amalgama

 

 

   Sentir cómo desgasta la nada:

         hiriente buena suerte de estar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Efluvio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Goce

 

 

  La piel sugiere volar cometas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Irrupción otoño

 

 

    1

 

No pude

detener el desfile

de soldados suicidas

 en mi espalda.

 

 

2

 

 No pudo obviar

la caducidad de las hojas

         que no tornan en proyecto.

 

 

    3

 

El envés del infinito:

la brevedad de una tromba.

 

 

4

 

              Lo inmenso no sobrevive a lo inmenso.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

         El tiroteo latir

 

 

            Firme inconsistencia.

Mudanza invariable.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Magnetismo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lectura

 

 

 

Siempre los libros siempre

maratón inicial que favorece

silencio cese de las hostilidades

golpes a salvo en páginas crisálida.

 

Siempre los libros siempre

ventana en lugar de guillotina

pájaros de regaliz inagotable

fiebre que disminuye la fiebre.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Savia

 

 

   Sentir aunque resulte oscuro:

  la luz de no matar al animal.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Espíritu

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Catarsis

 

 

En la fuente indeseada Eros bebe

           y pulsión de fuego tras mandala.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pandemia

 

 

1

            Malinterpretar el arcoíris.

 

2

   Eclipse por inercia.

 

3

  No me ralles.

 

4

  Showtime baby.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                    AK           47

 

 

Oye

  Sócrates

no jodas 

         mira

  Sócrates

  así no.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Virtud

 

 

 Afilar espadas hacia la rebelión

        requiere antes fonendoscopio

  para comprobar si somos

             distintos a los culpables.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hoy

 

 

  Perspectiva eficaz contra el naufragio.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Esencia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Impasse

 

 

 

Agradeció que estuvieras ahí.

 

No supe domesticar el dolor

duelo tardío demencia crueldad

martirio maremoto en la bruma

memoria palabras en bucle

no merezco tregua sol

lápices de colores.

 

Agradeció que estuvieras ahí.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Ataraxia

 

 

 

Lógica sin lógica suma simple.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Santuario

 

 

 

En el Rucker Park

se profesa la fe del estilo

o cielo del baloncesto callejero:

alas para exceder los límites.

 

También el cuerpo puede

alcanzar la altura niñez

de la genialidad.

 

Puño en alto

a pesar de lesiones

pues permanece ilesa

la sonrisa del motivo:

botar y encestar

cuadran los días.

 

En el Rucker Park

y en el éxtasis

de otras canchas

y otros juegos

jugar es la mística

que logra plenitud

jugando.  

 

 

Poemas y fotografía de Juan Antonio Moreno Ávila

Predicamentos. Marginalina

MARGINALINA
PREDICAMENTOS.                               MARGINALIA

de ÁNGEL SIMÓN COLLADO


Prólogo






Escribo, de forma ocasional, y eso es todo.

El cómo y el porqué muy poco importa.

¿Aturdir las horas con mis versos? No lo sé. Nunca lo supe.

Deciros que escribí de tarde en tarde, muy espaciado, algún que otro renglón.

Y los guardé, improvisados, en hojas polvorientas.

¿Alguna explicación? Nunca lo supe.

Alguna que otra vez. Sin ningún drama.

En las horas más claras de la vida.

Sólo el oficio.

O quizás…

Escribo, de forma ocasional. El cuándo y el porqué muy poco importa.







Se encontraba suspendido en su mundo

dando sus cadencias al mar

a la tierra

al aire.

Dejaba tras de sí sus notas

con un desdén febril, meticuloso,

esperando sin sentir,

sin sentir pero sabiendo,

lo que es nada.

Y allí suspendido sonreía a todo;

amargo el rictus en la mirada

y un veneno oculto entre los labios.

Un vestigio de estrella su ventana

al Mar y al Sol en un solo cuerpo.

Se encontraba dormido en sus aires,

dando sus cadencias al mar,

a la tierra,

al aire,

esperando sin sentir,

sin sentir pero sabiendo,

con frenesí de vida,

lo que es la nada.



POEMAS DE ÁNGEL SIMÓN COLLADO

para ver más poemas y escritos del autor, entrar en su blog 

https://angelsimoncollado.blogspot.com/p/euterpe.html 

Universo multitud

JUAN ANTONIO MORENO ÁVILA
       Universo multitud

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

       Universo multitud

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Juan Antonio Moreno Ávila

 

 

Big Bang

 

 

 

¿Por qué Grecia

y los océanos y las supernovas

y las lunas de Júpiter y tanta libélula? 

                          

¿Por qué la insistencia

de nubes y violines y ciudades?

 

El duende en el enigma

explica el cosmos.

 

Disfruta

del espectáculo

y de la ignorancia

mientras.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Edad adulta

 

 

 

No padecíamos demencia de relojes

cuando el ayer duraba lo que ayer

y hoy decaer y gritar ahora

por el tizne de haber perdido

las acuarelas del luego.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Espejo

 

 

 

Cómico y tiniebla

o el algodón de azúcar

más álgido de cualquier feria

y el monje lunático y ocaso

que pretende llegar a la raíz

incluso donde no hay tierra.

 

Y soy el propósito

de aniquilar yo. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Lascivia aquí

 

 

 

Hablamos de arte y otros dedales

tan inútiles como quizá necesarios

pero cuando sucede verano animal

en las proximidades del estómago

el arte y las palabras evidencian

eslabones de esclavitud ridícula.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tercera aproximación

 

 

 

Pinta fondos marinos

(la belleza contiene peligro)

con tsunami de frío

en los pulmones

(la apetencia oscila)

y llega y sienta su tiempo

de mujer invierno

(imposible)

a mitad de otoño

(ojalá).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Alejandra Pizarnik

 

 

 

Filamento que rompe la bombilla

eclipse que engendra nuevo sol

melodía que ulcera el lenguaje

mudez que canta huracán.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Poema kynikós

 

 

 

No necesitamos pedir

que venga jauría de perros

a cazar la tristeza humana

y salga bienestar de las fauces:

amor de los perros llegó antaño

para facilitarnos el camino.

 

Los galgos colgados en árboles

ni siquiera ladrarían venganza:

murieron sin poder aullar

que ya no verían hoy

a quienes los colgaban.

 

Que los humanos acabemos

en fosa común o necrológica

no siempre es injusto.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Manifiesto

 

 

 

Decir persona equivale

a decir humanidad

y también a decir

cocino mejor

que tú.

 

Me llamo Erik Satie

como todo el mundo

escribió Erik Satie.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Manifiesto ( 2 )

 

 

 

¿El próximo cuento cuál es?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Manifiesto ( 3 )

 

 

 

No escuchar el chiste ahí

sino ahí la advertencia

si yo volviera a nacer

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Manifiesto ( 4 )

 

 

 

El skate

o el dios tan ímpetu

de prolongar la adolescencia

airea con frenesí el marasmo

derribando los trajes

y las esquelas

de paredes entre paredes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ballet

 

 

 

Mientras se mueve y gesticula

todo parece primavera:

la bailarina insolente y frágil

y belleza que salivan

los espejos.

 

La bailarina ik hou van je

de habitación con vistas

a mayor entusiasmo

y el repique del somier

durante la época

estar en celo era la vida

y no el recuerdo. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Cardiología

 

 

 

Sístole significa

movimiento de contracción

del corazón y las arterias

y significa licencia poética

que usa sílaba larga

como breve.

 

Diástole significa

movimiento de dilatación

del corazón y las arterias

y licencia poética

que usa sílaba breve

como larga.

 

Lo que implica desconfiar

de infinidad de textos

y canciones.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Nota

 

 

 

Duele igual escribir que no escribir

cuando olvidar es la hipérbole.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Evolución

 

 

 

Inventando

el cinematógrafo

los hermanos Lumière

ampliaron la literatura

aquella en torno al fuego

y comenzaron a barrer

las cenizas que suelen

caracterizar a las palabras

inmóviles en los libros.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Médula

 

 

 

Nos configura la lucha

de existir resulta luchar

incluso en vacaciones

y muy difusa la frontera

que delimita la quietud

y la derrota.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tonelada

 

 

 

Lleve cada uno su culpa

y no habrá culpables

disculpó

Antonio Porchia

pero la culpa insiste

porque invade

todo.

 

Ni asesinato ni similar

y sin embargo sentir

o haber sentido dentro

el monstruo asedio

que cometió asesinato

y lo demás.

 

La culpa exige culpa

y martiriza o devora

a través del mecanismo

lógico y demente:

la piel incorpórea

que parece resucitar

o la sensación

de que viven todavía

quienes ya no viven.

 

 

 

 

 

 

 

 Radiografía

 

 

 

Somos molécula de agua

donde confluyen asuntos mayores

que nosotros y que la sed nuestra:

confluyen la supervivencia

y los idiomas y etcétera.

 

Determinados por el plan

o despropósito cósmico

vamos buscando

euforia y calmantes.

 

Contra los vertederos

el artificio del perfume

y contra el magma

admirar volcanes.

 

Erupciona en el asombro

la música que nos protege

de seguir a la intemperie

aunque digamos

metrópolis.

 

Ocupamos el escenario

descubrir qué oculta

o qué no oculta ese telón

y pisamos aquí soñando

que pisamos otro lugar.

 

Somos molécula de agua

que agradece la ficción.

 

Infortunio

 

 

 

La existencia

debería abastecer

de caramelos

y arcoíris

sin interrupción

pero el idealismo

no concuerda

con el asfalto.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Llanto Deméter

 

 

 

Hades raptó a Perséfone

y Perséfone comió

seis pepitas de granada

abajo en el Tártaro

y de por vida la condena

a seis meses abajo

en compañía de Hades.

 

Los meses

que Perséfone

habita el Tártaro

establecen

en la Tierra

las dos estaciones

sombrías del año

debido al ánimo

de su madre. 

 

Aunque padre ningún hombre

muere así la ausencia de la hija.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Resbalar

 

 

 

Escribir no modifica

los hechos que nos modifican

y emplear el sustitutivo no blinda 

los adoquines de hielo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Nocturno

 

 

 

Lo absurdo une

la noche supervivencia

(que dispara finales)

y la noche suicida

(que momifica comienzos).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Exceso de niebla

 

 

 

… Conviene silencio

o telescopio ultrapotente

que extirpe la moral mezclada

con escaparates que habitúan

a exhibir frivolidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Replanteo

 

 

 

El discurso mental cincela

más herida que lo acontecido

o acontece el discurso mental.

 

El escultor a gusto

rompiéndose

mientras esculpe

el cataclismo

que permite.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Voltaje

 

 

 

… Truena el insomnio

y la verdad no sirve ahora. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Musical

 

 

 

Alpheratz es el nombre

de la estrella brillantísima

de la constelación de Andrómeda

situada en la esquina noroeste

del cuadrante de Pegaso.

 

A veces el azar

y la poesía

coinciden.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Examen

 

 

 

También la albañilería

o la conducción de taxis

y regentar tiendas

resultan terapia

y obtienen

la designación

oficio.

 

Nadie solicita que nadie

interrumpa su trabajo

para atender

a lo innecesario

o para que resuelva

lo sobrante.

 

Que buscar

la armonía

entre la belleza

y el mensaje

casi nunca

esté remunerado

supone lo menos

problemático

del asunto.

 

 

 

 

 

 

 

Vivir del daño

 

 

 

Tu próxima cita empieza aquí.

Encuentra a tu pareja ideal.

No lo dudes y regístrate.

Registro 100 % gratis.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Bótox ciudad

 

 

 

Érase una vez nosotros

y rímel y carmín

y esteroides anabolizantes.

Érase una vez nosotros

y barcos que retiran

medusas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Enajenación

 

 

 

Afrodita embaucó a Paris

prometiéndole la mujer

más bella del mundo

si Paris dictaminaba

que Afrodita poseía

la máxima belleza

entre las diosas

allí presentes.

 

Afrodita

cumple su promesa

entonces Helena

y la guerra de Troya

y matan a Paris

y apenas

sobrevive troyano.

 

Así caen los imperios

y el resto de las cosas:

con un embauco

intervengan o no

la mujer

y la belleza.

 

 

 

 

 

 

 

 

  Impacto

 

 

 

Según qué resultado

obsesión o amor ágape

o ambos leones en la jaula

atormentando a latigazos

al aprendiz de domador.

 

 

Vendrá la muerte

y tendrá tus ojos

observó Cesare Pavese

desde la pólvora recordar

y la inexactitud musa  

sangre sí casi gemela  

sepulcro mirar fotografía

sigilo de ruido de morir

en el funeral al que uno

asistió sin comprender

lo evidente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Big Rip

 

 

 

Esta teoría cosmológica

vaticina el fin del cosmos

argumentando la expansión

las galaxias se desunen

debido a que la gravedad

cede su dominio a causa

de la energía oscura.

 

El fin del cosmos

o la inconsistencia

de al fin es viernes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Reinicio

 

 

 

Sucede a diario

que algo alumbra o florece

y basta con esa dádiva

para impulsar la nada

hacia el heroísmo

de la cicatriz.

 





 Fotografía y textos de Juan Antonio Moreno Ávila

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: