Aberration. Maribel Cerezuela


Abro el diccionario y sorteo de entre tus páginas,
lo que el azar quiere que te lea, palabra primera
que un dedo, el índice, señala, sin saber de letras.


ABERRATION
s. aberración. 2 locura parcial


Estoy aquí, sintiendo que algo se ha perdido,
o sí es azar, o si existen las coincidencias,
para el destino que está viviendo mi tierra,
con locura, aberración,
tanto dolor,
tanta negligencia,
que el tiempo,  de tanto oírla,
ni hiere el sentimiento ni espanta,
salvo al ausente de su hogar,  de su casa,
que muere
el familiar,
el amigo
muertos están sin cementerio ni caja.


ABNORMAL
s. anormal, 2. inusitado


Situación anormal, entre días de luz
de calor, alegrías, fiestas, propias de verano
que necesita de jarana y marcha,
fiestas de SANTIAGO,
fiestas de GALICIA,
Que te llora sin descanso.

POEMAS. PILAR QUIROSA-CHEYROUZE

Poemas del libro ESTELA SUR, de Pilar Quirosa-Cheyrouze
Port Royal Ediciones. Granada, 2010.
________________________________________________________________
MEDITERRÁNEO
Conservo el recuerdo del un mar antiguo
que desciende hasta la orilla
y es clamor de algas y arena.
Ya es memoria el rito del agua
que es talismán de las horas
y es canto y definitivo mensaje,
iluminado de estelas olvidadas.
Desde tiempos ancestrales,
donde caben los días
y se aposentan todos los instantes
que nos hablan de otras noches
henchidas de juegos y plenilunios.
De siluetas y de olor a salitre
en aquellos muelles que acompañaban
al fulgor de las estrellas.
Pues era azogue, y era pavesa, eco nítido,
pebetero de luz,
enlazando las ascuas del horizonte.
Tras la ventana, hay constancia,
esta noche se precipitan las cenizas del tiempo.
_______________________________________________________________
CATARSIS
Cómo escribir un poema
que se deslinde de la nostalgia,
que desconvoque, para siempre,
la plasmación de la herida
y se haga fuerte, y raudo y vital
para la supervivencia.
Cómo gritar a los imperativos
que se desglosen en pretéritos
imperfectos pero humanos,
que no tiemblen ante la mansa caída
de las hojas del castaño,
que sean lava y, al mismo tiempo,
compás de espera, página abierta,
ternura y remanso.
Cómo barajar el efímero tiempo,
el reloj derrotado por el paso de las horas,
el dolor que crece y se retuerce
en meandros, cómo escribir un poema.
Cómo decirle a la tristeza
que controle la lluvia gris de una mirada,
que despoje al azul universo
de las palabras no dichas,
que encuentre el génesis desvelado
en su historia dilatada y dormida.
Cómo encauzar la catarsis de estos versos
si la noche no me enlaza con tus manos.
Cómo escribir un poema
esperando el regreso de la luz,
la única estancia habitada.
______________________________________________________________
­­­­­­­­­­­­­
PARÉNTESIS
Cómo ver el ocaso de la luz
en esta tarde de noviembre,
cuando se tiene la certeza
de que existe otra mirada.
Un camino de largo recorrido
para ver crecer la yedra
desde un nuevo fotograma
la misma sed contenida
en habitadas estancias.
Otras horas, sí,
donde crezca el mensaje
a golpe de latido,
la rendija por donde escapen
los perfiles del miedo.
En este intento
de rellenar huecos
y esperar, aclamada
entre paréntesis,
la celebración de la vida.
Aunque se resista a navegar
esa lágrima leve,
escorada en cada despedida,
dinamitando los vacíos del tiempo.
HORA D
¿Recuerdas? También existió aquella otra fecha en el calendario, la noche del 9 de noviembre de 1989, cuando cayó el muro de Berlín.
Y, sin embargo,
ya tengo el pasaporte
vestido de invierno.
La brújula orientada de vida
para encender la hoguera.
Zarpar en una dirección
que se nos queda pequeña
para anudar este espacio
que hace tiempo nos navega.
Doblegando la vida
para acercarla a un sueño,
lejos de la gris encrucijada.
Sin más dilación,
yo estaré allí,
a esa hora que derrumba
tantos muros y tanta ausencia.
Cerrando el círculo,
te esperaré este jueves
en la puerta de Brandenburgo,
a la misma hora que tú intuyes,
a las seis y media.

Poemas. Estela Sur

Pilar Quirosa
Pilar Quirosa y Diego Cara



Poemas del libro ESTELA SUR, de Pilar Quirosa-Cheyrouze
Port Royal Ediciones. Granada, 2010.

________________________________________________________________



MEDITERRÁNEO



Conservo el recuerdo del un mar antiguo
que desciende hasta la orilla
y es clamor de algas y arena.

Ya es memoria el rito del agua
que es talismán de las horas
y es canto y definitivo mensaje,
iluminado de estelas olvidadas.

Desde tiempos ancestrales,
donde caben los días
y se aposentan todos los instantes
que nos hablan de otras noches
henchidas de juegos y plenilunios.

De siluetas y de olor a salitre
en aquellos muelles que acompañaban
al fulgor de las estrellas.

Pues era azogue, y era pavesa, eco nítido,
pebetero de luz,
enlazando las ascuas del horizonte.

Tras la ventana, hay constancia,
esta noche se precipitan las cenizas del tiempo.


_______________________________________________________________



CATARSIS


Cómo escribir un poema
que se deslinde de la nostalgia,
que desconvoque, para siempre,
la plasmación de la herida
y se haga fuerte, y raudo y vital
para la supervivencia.

Cómo gritar a los imperativos
que se desglosen en pretéritos
imperfectos pero humanos,
que no tiemblen ante la mansa caída
de las hojas del castaño,
que sean lava y, al mismo tiempo,
compás de espera, página abierta,
ternura y remanso.

Cómo barajar el efímero tiempo,
el reloj derrotado por el paso de las horas,
el dolor que crece y se retuerce
en meandros, cómo escribir un poema.

Cómo decirle a la tristeza
que controle la lluvia gris de una mirada,
que despoje al azul universo
de las palabras no dichas,
que encuentre el génesis desvelado
en su historia dilatada y dormida.

Cómo encauzar la catarsis de estos versos
si la noche no me enlaza con tus manos.

Cómo escribir un poema
esperando el regreso de la luz,
la única estancia habitada.

______________________________________________________________
­­­­­­­­­­­­­


PARÉNTESIS


Cómo ver el ocaso de la luz
en esta tarde de noviembre,
cuando se tiene la certeza
de que existe otra mirada.

Un camino de largo recorrido
para ver crecer la yedra
desde un nuevo fotograma
la misma sed contenida
en habitadas estancias.

Otras horas, sí,
donde crezca el mensaje
a golpe de latido,
la rendija por donde escapen
los perfiles del miedo.

En este intento
de rellenar huecos
y esperar, aclamada
entre paréntesis,
la celebración de la vida.

Aunque se resista a navegar
esa lágrima leve,
escorada en cada despedida,
dinamitando los vacíos del tiempo.





HORA D




¿Recuerdas? También existió aquella otra fecha en el calendario, la noche del 9 de noviembre de 1989, cuando cayó el muro de Berlín.


Y, sin embargo,
ya tengo el pasaporte
vestido de invierno.

La brújula orientada de vida
para encender la hoguera.

Zarpar en una dirección
que se nos queda pequeña
para anudar este espacio
que hace tiempo nos navega.

Doblegando la vida
para acercarla a un sueño,
lejos de la gris encrucijada.

Sin más dilación,
yo estaré allí,
a esa hora que derrumba
tantos muros y tanta ausencia.

Cerrando el círculo,
te esperaré este jueves
en la puerta de Brandenburgo,
a la misma hora que tú intuyes,
a las seis y media.


GUILLERMO DE JORGE. Penúltimos recuerdos.

PENÚLTIMOS RECUERDOS

Contra una mesa helada
recordó que era lunes
y que llovía a cántaros,
que de pequeña soñaba ser princesa,
que los domingos jugaba al ajedrez,
y en los supermercados
se pasaba las horas
leyendo con retórica
los ingredientes de todos los productos que compraba.
Sin embargo esta tarde
la memoria no sabe a dónde ir,
vaga de un lado al otro del olvido
como una vieja puta sin trabajo.
No recuerda la última vez que la besaron,
la penúltima vez que rió a carcajadas.

Un rojo escalofrío
le recorre la espalda con lujuria.
Lo quiso hasta ese instante,
igual que un perro ama la mano que lo azota.
Después, sólo recuerda que hacía frío.


NATALIE

Le regaló un anillo
del color de sus ojos sin patria
por su 14 cumpleaños
con un gesto parecido al del amor.
Era un hombre especial:
El único que alguna vez le dijo que era hermosa,
el único, entre tantos, que dejaba propina,
que la llamaba Nátalie
en vez de puta.

A SOLAS CON EL CAOS

Vivimos en un mundo
adicto al jaque mate,
sumidos en un caos
que dicta con rigor su matemática,
obedeciendo órdenes
a ciegas, al unísono:

coma en el Burguer King,
beba usted Coca-Cola,
compre en el Corte Inglés…

Todo está calculado
para ser uno más de la manada,
para morir de inercia
o de melancolía.
El asfalto nos ciega
con su grito asfixiado,
como a un producto más de su catálogo,
y hundimos nuestros pies
en su fondo sin luz,
en su mundo de plástico,
como un número más
de la estadística.

VODKA CON NARANJA
No busques un culpable
para esta soledad
que aleja a manotazos
la vida de tu vida.
Reconoce que el cielo
no está por la labor
de conceder sus dones a alguien como tú.

Tu enemigo malvive
detrás de los espejos,
en tu alcoba, en los libros,
en la oscura tragedia
de un domingo sin planes.

Pregúntate mejor
por qué siguen cerradas tus ventanas,
por qué finges que todo
continúa –impecable- en su lugar
esperando un milagro
con Vodka y con naranja,
de algún dios que malvive
entre las sucias piernas del infierno
de una puta barata
que se parece a ella.

ENCUENTRO NACIONAL DE LAS ARTES Y DE LAS LETRAS DEL MEDITERRÁNEO – ALMERÍA  El II ENCUENTRO NACIONAL DE LAS ARTES Y DE LAS LETRAS DEL MEDITERRÁNEO tiene como objetivo crear una plataforma cultural donde Almería se conforma como punto de unión de los diferentes movimientos literarios y artísticos.

I ENCUENTRO NACIONAL DE LAS LETRAS DEL MEDITERRÁNEO

CIUDAD DE ALMERÍA

DIRECCIÓN GENERAL ASOCIACIÓN

PROGRAMA DE ACTIVIDADES

Programa I Encuentro Nacional
 de las Letras del Mediterráneo 2012
Fecha:
Jueves, 3 de mayo de 2012

Hora:  20:00   Lugar:
MECA MEDITERRÁNEO CENTRO ARTÍSTICO
C/ Gran Capitán 105
04003, Almería, Spain 
ESCRITORES PARTICIPANTES EN EL ENCUENTRO
Escritoras invitadas:

– Inma Pelegrín. Premio Iberoamericano de Poesía 
Juan Ramón Jiménez 2012.
– Katy Parra. Premio Internacional de Poesía Miguel Hernandez 2007.
Escritores participantes: 

– Pilar Quirosa – Cheyrouze.
– José Antonio Santano.
– Juan Campoy Navarro.
– Ginés Reche Reche.
– Noelia Illán Conesa.
– Antonio García Conesa.
– María José Martínez Peña.
– María de los Ángeles Lonardi.
– Mario Sanz Cruz
– José Alfonso Pérez Martínez
– María José Valenzuela
– Guillermo de Jorge.



DIRECCIÓN GENERAL ASOCIACIÓN
C/Estadio, 8. 4º Izq.
Zapillo 04.007
Ciudad de Almería
artisticacalamo@yahoo.es

MARIA JOSÉ VALENZUELA

NIÑOS DE METRALLA

En un rincón del mundo,

a muy poca distancia de la vida,

donde se aceptan todas las excusas,

juegan niños descalzos

con el arma invisible de la muerte.
Desde otro hueco,
pisadas de neumáticos insomnes
cargadas de metralla
aún por estallar.
Les prometen el trigo,
entre el hambre rojiza
amapolas sin aroma, ni esencia.
La esperanza empieza a doblarse inútil
entre el licor de la sangre.

TRAS LA NIEBLA

Quiero mirarme

en el afrodisiaco

mundo de tu espejo,

mas la casa de cristal

es aún muy frágil,

y como un ángel obediente

espero en tu balcón ahogado.

Contra el cielo quiero romper

un vendaval de visiones

que se refugian tras la niebla.

Esa que dice ser yo misma,

no sabe a dónde ir

si no es contigo.

TU ZORRA
La noche me devora
el neón de tus muslos
y brilla más que nunca
la cremallera de tu pantalón.
Hoy mi lengua quiere ser la noche
y beberte y ser zorra
como tú me enseñaste.

MARIO SANZ CRUZ

 

Mario Sanz Cruz



ACTUALIDAD

Hoy he cogido mi coche.
La radio, siempre tan fiel,
comenta la actualidad.
Ellos dicen lo de siempre,
pero no me suena igual.
Mientras hablan de corruptos,
yo he tenido que frenar
porque cruza una culebra.
En la radio hablan de crisis
mientras millones de flores
miran a la carretera.
Dicen que la Bolsa baja
y veo que sube la marea.
Mientras hablan de violencia
a mí me revive el sol.
Mientras hablan de sequía
yo he visto nieve en la sierra.
Por más que diga la radio
no me apetece quejarme,
ni llorar, ni sufrir.
Por más que diga la radio,
esta primavera voy a vivir.

DALTONISMO PARTICULAR

Tus ojos tras los cristales,
el fondo de las piscinas,
el cielo cuando está claro,
los discos de las rotondas,
el ancho Mediterráneo,
las banderas europeas,
la tela de mis vaqueros,
las tapas de mi cuaderno,
el boli con el que escribo,
los carteles de neón.
Todo lo que fuera azul,
por esta jodida depresión,
todo lo que fuera azul
se ha convertido en marrón.
Mario Sanz Cruz

KATY PARRA

KATY PARRA 
Libros publicados:
Acordes en Soledad. Murcia, 1997.
Síntomas de Olvido. Madrid, 2000.
Espejos para huir hacia otra orilla. Toledo, 2004.
Coma Idílico. Ed. Hiperión, Madrid, 2008 .
Por si los pájaros. Ed. Visor, Madrid, 2008.

Podéis conocer más sobre Katy  Parra y su obra  

Katy Parra:  Premio Internacional de Poesía Miguel Hernández.
Dibujo digital a partir de fotografía por Rosa Prat Yaque.

Premios:
-2000. 1º accésit del Premio Nacional de poesía “Ciudad de Jumilla”, Murcia.
-2
003. XXVIII Premio Nacional de poesía Rodrigo de Cota “Ciudad de Toledo”.-2005. Finalista en el V Premio Nacional de poesía “Dionisia García”, Murcia.-2008. Premio Internacional de Poesía Miguel Hernández.
Comunidad Valenciana.
-2008. Premio de Poesía Villa de Salobre-2008. Premio de Poesía en lengua castellana Viaje del Parnaso (Valdepeñas)-2009. XXV Premio Internacional Jara Carrillo de poesía de humore-mail.: parra.katy@gmail.com
A la que agradezco su amistad y su cariño siempre vestido de versos y de máximas como \”Abre los ojos y sonríe. La vida acaba de empezar\”, a la par de plologarme mi propio poemario \”Alma Farolera\”, gracias hermana poeta.
POEMAS:
 
COMA IDÍLICO

No maldigas el tiempo que perdiste

conquistando mi alma

y otras cosas.

¿Aún deseas que te diga

lo que quieres oír?

Sírveme otra cerveza,

arráncame la ropa con los dientes

y destroza a pedradas

el castillo de arena y cicatrices

que a diario restauras

en alguna bahía de mi olvido.

APUNTES


Adoro las estufas,


el invierno y sus leyes metafísicas,

sus mantas de algodón

y sus extravagancias navideñas.

Me gusta hacer las paces con la vida

-y con mis enemigos-,

apuntar con el dedo a los imbéciles

para no confundirlos con los tontos,

reír a manos llenas

cuando todo parece derrumbarse,

y me gustan los jueves.

En el patio de luces

hay concilio de pájaros.

Me agrada hablar con ellos

de las cosas que importan.

Mi psicoterapeuta

dice que no es tan grave.

plegamos nuestras alas, conversamos,

le sigo la corriente.

Este es un buen lugar para escapar del frío.

JUAN CAMPOY

NUDOS EN EL PAÑUELO
Lentamente abrió los hinchados párpados
y con esfuerzo se sentó en la cama,
observando a aquel hombre
doblado por los años.
Dormía como un cerdo.
Era difícil adivinar la hora,
pero se levantó
y, escogiendo del armario un abrigo,
corrió hacia la puerta.
Estaba muy cansada
de esquivar los objetos contundentes,
lanzados desde algún rincón oculto,
de un malvivir constante
en espacios glaciales,
del sabor tan amargo de las lágrimas
y de rozar la nada
para esconder sonrisas en los sueños.
Con un pañuelo negro
anudado a la nuca,
se cubría la frente,
quizás para ocultar la cicatriz
de alguna herida
o la marca infamante
de un hierro al rojo vivo.
Ahora, corre por las aceras rotas
de una ciudad que duerme
su peor pesadilla.
Intenta evadirse,
olvidar por un momento
el dolor y sus nudos,
el vértigo de simas hacia el fondo
de un espacio vacío.
Pero, todavía siente la mano
sobre su cuello,
apretando el sudor contra las venas.
De algo me ha servido
habituarme a este mundo de tinieblas,
donde brotan las voces
como ecos lejanos,
dejando su rastro de incertidumbres.
Ahora, he descubierto,
que persisten las sombras
más allá de la sima de mis ojos
y que cada voz conserva en su aliento
un eslabón del miedo.
SANTUARIOS
Tanta herida acumulada en la boca,
sin soltar ni un quejido.
Cuantas palabras,
suicidándose
contra los dientes
y no poder alzarse
contra este cielo,
impuesto a mala hostia.

Íntima heredad. José Antonio Santano

Íntima heredad
Editorial
Instituto Estudios Almerienses
1998
La piedra escrita
Editorial Alhulia
2003
Selección de textos
I
Agua amarga, que sola y triste
estás, cuando luce la luna
y ruge el viento sobre tu playa
ocultando nombres y signos.
Amarga son las bocas
sin el fuego de tu boca…
II
Otear la arquitectura púrpura
del aire que, sereno y silencio,
reclamabas al mundo en tu refugio.
III
…el crepúsculo nos visita
abriéndonos la carne y el deseo
en sus orilas.
IV
…la lluvia humedece los silencios,
y la penumbra vaga entre las dunas,
es el tiempo una noria que gira
en mis dominios y nunca se detiene.
V
…dibujas, hasta ser como un sólido
que precipita su vuelo sobre el abismal
discurso de tus aguas…
VI
…las palabras se pierden
en las inmensas cimas de sus nevados pechos.
Allí en su blanca altura
acaso sea nadie y nada. Una mancha de olvido,
un despojo creciente,
una torturada noche de engaños y silencios
que en mi ser se eternizan.
VII
…proclaman, en la noche,
dominios de blancos sobre blancos,
y mar, discursos de arena,
silencios de carne y largos inviernos…
VIII
…clavó sus manos en las mías,
crucificándome,
hasta robar al alba su último destello.
Partió de mí como llegara: callada,
secreta, cautelosa, mágica,
y enmudecí.
IX
…sobre las altas torres de su boca,
o en los inmensos pliegues de sus muros
tórridos como la arena del desierto.
Es el tiempo un enorme cuchillo
visitando mi sangre por sorpresa…
…hasta hallarme esclavo en sus dominios.
X
Nada más triste,
nada más huero
que este temblor de noche en las pupilas
y en los púlpitos del desengaño.
XI
…letanía de signos y voces
que huyen silencios
por los pechos y labios
de una tierra sin nombre.
XII
Tú, lejano, allá donde los ojos se sublevan
contra todo y nada…
XIII
…la lluvia en los tejados danza
monocorde, irreductible. Sólo
el viento grita, desheredado.
Nunca más. Oídme bien. Nunca más.
XIV
…la calidez
de tus silencios recorriéndome
el alma, el cuerpo entero, la vida.
XV
Vacié mis bolsillos. Me desnudé.
Y volví a sentirme herido y solo.
XVI
…el silencio de la derrota
clavándose en mi pecho de niño,
en mi frágil destino de hombre.
XVII
…tus certeras manos me alcanzan
y en ellas vivo
ajeno a las miserias humanas.

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: